• 10.jpg
    Paisaje agrario 1

12.jpg
Paisaje agrario 2

9.jpg
Paisaje agrario 3

La fotografía muestra un paisaje agrario propio de la España húmeda.
Aparecen en primer término, sobre un paisaje muy humanizado, varios ejemplares de árboles frondosos de hoja caduca (hayas, robles o castaños), restos de vegetación del bosque caducifolio primitivo de la región eurosiberiana.
A continuación se aprecian varias parcelas de cultivo y diversos hábitats rurales de poblamiento disperso intercalar propio de la cornisa cantábrica dadas las condiciones favorables de su clima, oceánico con precipitaciones abundantes y veranos frescos e inviernos suaves, para la obtención de agua. Las parcelas son minifundios cerrados de secano destinados al policultivo de subsistencia , ya que la excesiva parcelación del agro en el norte de España junto a lo dificultoso del relieve impide una elevada mecanización. Como cultivo principal destaca el maíz .
La PAC de la UE no ha beneficiado el desarrollo agrario de esta zona de España, ya que su principal producción, la leche de la cabaña bovina, ha sido penalizada con la imposición de cuotas y por su imposibilidad de competir con explotaciones ganaderas más modernas de otros países como Francia.
Por último, al fondo de la fotografía se observa un bosque de eucaliptos de replantación, una especie foránea perennifolia que por su rápido crecimiento y su aprovechamiento en la producción de celulosa se empleó para reforestar amplios espacios, sobre todo en Asturias y Galicia, lugar donde podemos ubicar la fotografía.


4Agrario.jpg
Paisaje agrario 4

La fotografía muestra un paisaje agrario propio de las Canarias.
Aparece en primer término, sobre un relieve accidentado de roca oscura volcánica, un paisaje agrícola en el que para salvar la inclinación se han creado pequeños bancales o terrazas en los que se cultivan plantaciones de plataneras, un cultivo de regadío dedicado a la exportación, que aparece junto a la palmera canaria, un endemismo del piso intermedio de los muchos de la región floral macaronésica. Canarias cuenta con un clima subtropical de temperaturas suaves todo el año pero escasas precipitaciones, lo que unido a su difícil relieve, y a pesar de la riqueza de algunos suelos volcánicos, no permite un gran desarrollo del sector agrario.
El poblamiento rural se encuentra en retroceso por la influencia del turismo, en la imagen podemos apreciar un poblamiento poco disperso o intercalar con viviendas de tejados planos, relacionado con las escasas precipitaciones y la inexistencia de cursos de agua estables en las islas.
El plátano de Canarias cuenta con denominación de origen protegida, pero no está subvencionado por la PAC, aunque tiene preferencia en los mercados europeos sobre la banana centroamericana.
Podemos ubicar la fotografía en cualquiera de las islas Canarias, a excepción de las dos más orientales, Lanzarote y Fuerteventura, en las que dada su aridez y ausencia de relieve no se cultiva el plátano canario.


5agrario.jpg
Paisaje agrario 5

La fotografía muestra un paisaje natural de la España mediterránea de interior con un claro aprovechamiento de la ganadería ovina.
Nos encontramos ante un paisaje de media montaña, en el piso montano, donde aparecen junto a formaciones de encinas, matorral mediterráneo (maquia) y prados verdes en primer término.
No existe poblamiento alguno, aunque aparecen varias cabezas de ganado ovino en régimen de explotación extensiva tradicional de tipo trashumante propia de las zonas del interior peninsular (ambas mesetas). En invierno los rebaños pastan en las llanuras meseteñas y en primavera y verano suben a la montaña (agostaderos) a aprovechar lo que queda de pasto. A pesar de su gran tradición histórica (La Mesta) e importancia económica pasada (aprovechamiento de la lana), este tipo de actividad hoy día se encuentra en decadencia por su escasa rentabilidad, la ausencia de pastores y las dificultades de la trashumancia por el empleo de los suelos de las antiguas cañadas para otros fines. La PAC otorga subvenciones y ayudas a este tipo de ganadería para evitar la desaparición de esta forma de ganadería tradicional.
Podemos ubicar la fotografía en unidades de relieve interiores a la meseta (Sistema Central, Montes de Toledo) o periféricos a la misma (Sierra Morena, Sistema Ibérico...).


6agrario.jpg
Paisaje agrario 6

La fotografía muestra un paisaje agrario y rural de la España de interior con estribaciones montañosas de altitud media.
Al fondo del paisaje aparecen formaciones boscosas propias del bosque perennifolio mediterráneo (encinas, alcornoques o pino), en el valle divisamos un núcleo de población de hábitat concentrado de cierto tamaño, propio de zonas de la España interior como la submeseta Sur, Extremadura o zonas de Andalucía. En primer término encontramos explotaciones agrarias en bancales, parcelas de pequeño tamaño en el que aparecen varios árboles frutales (cerezos) de hoja caduca que ya amarillea.
La producción de frutos con hueso es una explotación de regadío intensivo que encontramos en algunas zonas del interior con cierta protección hacia la heladas (Valle del Jerte para el cerezo, zonas de regadío de las depresiones del Ebro o Guadalquivir…). Estos cultivos frutales se caracterizan por ofrecer altos rendimientos y un gran valor económico, dedicándose principalmente a la exportación. En concreto, el cerezo es un árbol que florece muy temprano y necesita de suelos ricos y cierta altitud. El mayor riesgo que sufre es el de heladas tardías.
Aunque la PAC no reserva ninguna ayuda a estos cultivos, la entrada en la UE los ha beneficiado, ya que el mercado europeo presenta una fuerte demanda de estos productos.
Esta imagen puede corresponder al Valle del Jerte en Cáceres, Extremadura, una de las mayores zonas productoras de cereza de España.

6bagrario.jpg
Paisaje agrario 6b

La fotografía muestra un paisaje agrario y rural de la España interior con estribaciones montañosas de cierta altitud.
Al fondo del paisaje aparece un relieve enérgico muy escarpado, que en sus mayores cotas presenta la roca desnuda muy recortada y erosionada.
En primer término aparece un relieve ondulado que presenta un suelo blanquecino de origen calcáreo y poco evolucionado, con escasa vegetación natural. Nos encontramos en una zona de clima mediterráneo de interior casi semiárido (inviernos fríos y veranos calurosos y escasas precipitaciones) propia del sur de España, donde la principal explotación agraria es el olivar que junto al trigo y la vid, forman parte de la tradicional trilogía mediterránea de origen romano. Este secano leñoso se cultiva como monocultivo en régimen extensivo en campos abiertos (openfields). Su principal producción es el aceite de oliva virgen extra, un producto cardiosaludable del que España es la máxima productora. La cosecha de la aceituna necesita muchos jornales y se realiza en enero. El fruto es llevado a la almazara donde se produce el prensado y elaboración del aceite. Este cultivo ecológico protege los suelos de una mayor erosión, evitando la desertización.
El poblamiento rural de esta zona del sur de España es de tipo concentrado, provocado en parte por la aridez del medio. La economía de estos núcleos rurales se encuentra poco diversificada y su dependencia es casi total del cultivo del olivar. A las afueras del pueblo podemos distinguir un grupo de edificaciones que parecen naves industriales, seguramente para guardar aperos agrícolas o realizar actividades económicas relacionadas con la industria alimentaria asociada al olivo.
La PAC presta ayudas al olivar para evitar el despoblamiento, pero desde la reforma de la Agenda 2000 busca desligarlas de la producción y están sujetas a revisiones periódicas.
Esta imagen puede corresponder a provincias como Jaén o Granada, por la presencia del olivar y de terrenos calcáreos muy áridos propios de los sistemas subbéticos.


7agrario.jpg
Paisaje agrario 7
8agrario.jpg
Paisaje agrario 8
9agrario.jpg
Paisaje agrario 9
10agrario.jpg
Paisaje agrario 10

11agrario.jpg
Paisaje agrario 11



PaisajedePalma.jpg
Paisaje agrario 12